2 ago. 2012

Karen:

_


El no rompió el condón, se rompió mientras te lo ponía en cuatro. Ni cachó, tu tampoco. En cuatro es la posición en que más suele romperse. Tu la sugeriste, seguramente porque así no le verías la cara. No tiene infecciones ni enfermedades. Hace tres meses se examinó. ¿Acaso tu tienes? No, porque para trabajar en esto tienes que estar limpia. Realmente te dio asco su semen, se quedó adentro tuyo. Trataste de tirarlo dando saltitos con las piernas abiertas, pero no cayó porque se quedó bien adentro tuyo y aunque le dijiste que se saliera tan pronto como percibiste su orgasmo el no se salió y tuvo su orgasmo encerrado en tu zorra. Es tu culpa por comprar esos condones de mierda, sin marca, peruanos como tú. Oye, tu acento casi se ha ido. ¿Qué te ha hecho Chile? No quedaste embarazada. Créele que no tiene enfermedades. El te creyó lo mismo a ti. Si fuese sida, no le contarán a nadie. No lo culpes a él, Karen. Te dio asco y con asco saliste desnuda a abrirle la puerta diciendo sale, sale, sale. Karen, ¿Qué estas haciendo ahora? ¿Lloras por tu espinoso oficio, por los fluidos ajenos que cómo infecciones recorren tus fértiles canales? ¿Acaso tu óvulo estaba esperando? ¿Acaso siendo prostituta no tomas anticonceptivos? ¿Acaso te hastía la fatiga y el malestar que te invadirán mañana cuando tomes Postinor? Le dijiste que tenía cara de niño bueno, pero es mentira. Mientras estaba contigo en esa pieza con el velador de mierda hecho un mapa de quemaduras de incienso, velas y cigarros, estaba pensando en su madre, en una bayoneta antigua y en una procesión de hormigas minando un dulce vencido. Si, cara de niño bueno, pero rompió el condón en tu zorra que aparte igual estaba mojada. Te dejó su semen que tanto pedías para hacer el trabajo más corto, ni te dolía. Porque no eres como antes, porque ya no te duele y el olvido lo tienes puesto encima como una máscara turnia. Porque en tu baja espalda tienes un tatuaje que dice "Roger". ¿Quién es Roger, Karen? ¿Quién te robó tu nombre? No importa, inventaste el que usas y les dices para que no te conozcan. No te pedió besos, no te pedió nada, ni siquiera se le paró bien parado. Su semen salió decepcionado, tendrás un hijo depresivo que nunca conocerá.


_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores