18 dic. 2012

Uranio Cabral

.




quien tras su escondite
observa las modificaciones
del alquitrán en las calles
calientes, moldeado por
mil neumáticos
y el gran sol.

quien humano es pedazo en todo
las distancias evaporadas
por su interioridad
único saco de piel y haceres
quien hace alma, con respiros,
al paisaje.

de quien su aliento es campo
y tren que cruza iluminando
a través de hoyos en las nubes
anuncia humeante las
nuevas imágenes.

cuyo escondite son pieles y techo
un armonio y pocos corderos
que no alcanzan para comer
porque más sirve la lana
los corrales son de piedra

que predice el sendero de las raíces
esperando que la madera
atraviese las distancias tremendas
hasta su oscuro interior
como memoria sin recuerdos.

ritmo de montañas veladas por la lejanía
los ojos atraviesan el paisaje
como larguísimas guirnaldas
vienen los barcos
como bajando una colina resbalosa

uranio cabral
cuyos péndulos persisten esperando
por mientras, ir muriendo bien
en procesión plácida, firme
hacia arriba en el altíplano.



.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores