21 dic. 2011

Pabellón 3

.



Pabellón 3

fuerza,
de todo
fuga de nervios
lo pasamos espléndido
pero nadie ahí es
estupendo

solo una atención constante
a las ventanas

las frentes
apoyadas en el vidrio
no alcanzamos a prosperar
ni a estar felices
pero hay una cabra dando vueltas
y nos visita de vez en cuando


Pabellón 3

los sordos gritan
y quedan mudos
luego gritan
de otras formas
con gestos que se van instalando
para siempre

la resignación expresiva
o la comunicación desesperada


Pabellón Mío

otras cosas
nos vaciamos
nos drenamos
y nos ponemos vulnerables

el decir, todo el decir es vergüenza


Pabellón 3

vergüenza y nervio
que son suficientes, luces
luces, luces


Pabellón 3

despertar llorando
porque el salón,
porque la tarde,
el dormitorio, el conchasumadre

despertar llorando
porque no hay nadie diferente en
alguno de los veinte catres.


Pabellón 3

los colchones acumulados
las sábanas y mantos
los cubrecamas
la frazada extra

el mañana
el tarro
el gorro
las monedas


Pabellón 3

el ruido de la palabra
que no se dice

el ruido de dormir
y de mañana


Pabellón 3

lluvia intermitente
rutina de alimentación con panes redondos
mantequilla, cazuelas, leche

sin novedades en la conducta
pediculosis


Pabellón 3

filas hacia una puerta cerrada
ventana con barrotes
el día y el patio
¡están ahí mismo!
pero las visitas son pocas

salir al patio cada semana
asistidos por
tías.


Pabellón 3

Nada macabro
todo tierno y tenso
por el flujo violento,
que es posible abrir,
debido a frustraciones
ataques, aburrimientos
autoreprobación
desafíos, amenazas
defensas, descargos






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores