8 jul. 2010

002

_



Algo se está pudriendo, ningún olor es malo. No quiero quejarme de había una vez. Contar algo para hacer esto más dinámico, más palpitante, algún acontecimiento. No sé si escribí ayer cuando llegué de carretear.

“Tu tiempo comienza ahora”, me dice mi hermana pequeña de la nada apuntándome con una espada de juguete. Al desplegarse la espada dicta una triste canción con ese timbre característico de los juguetes, un sonido frío y chillón, con leves desafinaciones como cuando tiembla una voz nerviosa. Estábamos almorzando papas duquesas con tortilla de zanahoria y pavo, miré a mi madre, me sentí decaído y triste de nuevo, el paso del tiempo, la independencia de cada segundo, lo perpetuo ahogándolo todo. Solo hay comienzos mientras algo se va de las manos. Seguramente sacó esa frase de una película, su educación fragmentando la continuidad. Terminaron de comer.


_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores