21 jul. 2010

hablamiento

(pedazo)
_


Somos todos monstruos frágiles.
Delicadas metralletas sensibles.
Paraísos minados, patios traseros,
bodegas que se llueven y se llenan de cosas que se llenan de polvo.
No son suficientes las goteras para lavarnos,
el tiempo es una pátina demasiado gruesa,
una costra demasiado endurecida.

Solo estando enfermos podemos curarnos.

El amor es una trinchera en el cuerpo que se ama,
un tajo abierto desde donde ejercer el poder,
desde donde disparar los besos.
No queremos que el otro nos satisfaga,
sino mantenerlo en el intento.
Amar es una guerra contra un cuerpo,
las cicatrices son las medallas,
los caminos son el reconocimiento del territorio,
los caminos son el apropiamiento del territorio.
Cómo se hacen esos caminos;
Como termita en una corteza
O tajo o bala o hito o frontera o cicatriz o lunar
Mapas todos
O dibujo o grabado o mancha o marca o huella
En la memoria
En la historia
En el sentimiento ajeno o propio
Una foca una puteada cualquiera
Una espantada
Cualquier señal en el territorio, cualquier establecimiento
establecer mientiendo
se llama estrategia;
estrategia que cuelga hasta la eficiencia,
como la intención cuelga a la decisión,
o la duda a la indiferencia,
asumiendo la fuerza que la languidece.

Apropiamiento es
apropiarse mintiendo
o mentir al sentir que algo es propio
Me apropio y miento
Me apropias y mientes
No necesariamente romántico es un diálogo con los objetos (Pasadas las personas y las penurias que sufro al acercármeles, al acercárseles, al hacer cárceles) Un objeto que te habla no es probable o sí, quizás, la prueba en la prueba, la prueba en la experiencia, la prueba en el uso, en el sometimiento.
Volvemos
Sometimiento es
someter mintiendo
o mentir al decir que algo someto
o que algo me somete
Someto y miento
Al someternos mienten.

Un hombre con un arma es un arma con alma.

El alma del arma no es tan frágil como la del hombre
-o la mujer- y así se despliega
aunque tirite el pulso
el pulso no tirita
igual que la cintura no se mueve tanto
como las caderas
se deja llevar más
no es tan pronunciado el movimiento.
De nuevo
Movimiento es
moverse mintiendo
o mentir al decir que se mueve algo
que se mueve uno
que te mueven
Nos movemos y mentimos
Nos mueven mintiéndonos
Quiero decir, no sé bien:
Para qué mentir tanto (¿?)
O mirad cuánto mentimos (¡!)

Yo escuche decir a Víctor Díaz,
traspasando el derrumbe,
que le gustaba la cara y el hablamiento
de una compañera suya de curso.
El hablamiento
el hablamiento
Y, al fin, ya no
“hablar es
mentir
ni
hablar mientiendo
ni mentir al hablar
ni mentir al decir
al declarar
un declaramiento
Un consentimiento con la mentira”.
No, para qué mentir tanto
No mintamos, hablamientemos
Alimentemos los hablamientos
como el tranquilo y triste
y bello
y afluyente
y todo Víctor Díaz

El hablamiento fluye en vez de mentir, de miento, de pudrimiento o sometimiento o sufrimiento. El sufrimiento es acaso una excusa.
El hablamiento es hablarse a uno mismo a través del otro y al otro a través de uno mismo.
Ninguna solución a mano, a la venta, a menudo, a propósito
Pero sí un sueño, una perversión, un diminuto deseo de asesinato
Un reloj de arena o con alarma aguda y binaria
El temor va desde muchas a muchas partes
De un miedo binario a un miedo a la muerte
Esos son los mientos: los miedos, las mentiras
los mientos
de todas las palabras en este texto que terminan con miento;
sufri estableci apropioa y otros
Todas menos hablamiento
Esa es sagrada lección del ritmo de los terremotos:
El hablamiento de Víctor Díaz.
Cómo perderlo todo, todo se lleva dentro.
Perderse o perderte o perdernos o perderlo.
Zafrada dice hablamiento
Y es de los pocos
Que habla sin miento, sin mentir
Que no miente al hablar
Ni su hablar es una mentira
Ni el habla es un mentir
con él.

Con él,
el habla es una verdad inevitable
Tan bella como un secreto revelado blanco en una foto velada.
Como una bomba que amenaza explotar hace más tiempo que el tiempo
Como prestarle fuego a un petardo y que explote.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores